miércoles, 20 de febrero de 2008

Concha Méndez

No sé si son de aire
los invisibles ojos que me miran
asomados al mundo y esparcidos.

Ni por qué esas miradas tienen voces,
como voces de aire que se clavan,
que detienen mis pasos en la lucha
o aceleran mi marcha.

No sé por qué obedezco,
sin perderme en las sombras
ateridas, heladas.

2 comentarios:

Lucía Bubok dijo...

Cuánto dolor causan las miradas silenciosas que buscan herir, más que cualquier palabra, más que cualquier golpe.
Pero cuánta alegría causan los ojos que sonríen a cada instante!!!
Un saludo, Lucía.

Marcos Galinari dijo...

Blog do guionista Marcos Galinari

www.marcosgalinari.blogspot.com

 
visitor stats Add to Technorati Favorites