martes, 16 de septiembre de 2008

Poema de Martin Garello*

Y yo que preferí, que decidí
que pasarían muchos días hasta volverte a pensar…

Es que no sé si la tristeza de sentirme ajeno
o la indecisa muerte de girar en mi tumba
me cansaron de repente,
como si no me habituase a estar despierto,
pero adentro de otro cuerpo…

Y adoptando sombras me acostumbré a la penumbra,
a la habitación gigante y vacía,
a las cortinas enmugrecidas por el humo del cigarro
y a los dias, abriendo todas las puertas que hubiera
como pequeñas manos
que buscaban mi cuerpo escondido
en algun lugar que tal vez recuerdes.

¿que és lo que sé al final de tí?

Si volvías, yo no era el mismo que te había esperado
Y eras de nuevo la otra, quién no sabia llegar
con una sonrisa que me traiga de regreso.
Entonces me escondia en alguna lejanía en la que sabía encontrarte.
Porque me acostumbraste a no tenerte,
A perderte, a no sobrevenirte.
A olvidar tus pequeños sueños como amante.

Y a dejar el lugar pequeño ese que había
Tal vez en mis sueños
O en la esperanza que queda
cuando dos cuerpos se sueñan después del sexo.

Yo caminé alejándome,
Perdiéndome en algún otro silencio.
Entre algunos senos, desde afuera,
sintiendo la interminable corteza que hay sobre los pechos.

Entonces ya quiero hacer como un hombre,
Como los animales que lamen sus heridas y vuelven a cazar.

Martin Garello

* El poema pertenece a un libro en el que está trabajando hace unos meses. Su primer libro se llamó "Reinando en precarias dimensiones" y lo publicó en el año 2003. Su página personal, por el momento es ésta.

 
visitor stats Add to Technorati Favorites